Libros

Diferentes Libros de Apoyos para sus Tareas

Recursos

Gran Cantidad de imaganes para lo que necesites

Geografia

Mapas, informacion en general sobre nuestro planeta
 

Conflicto de Identidad Sexual

martes, 17 de abril de 2012


Alrededor de los 17 a 18 es el periodo donde el cual el conflicto de la identidad sexual llega a su plenitud, donde las preferencias sexuales quedan totalmente claras después de un proceso donde ocurre la madurez suficiente como para afrontar ser una criatura sexual, aunque en las victimas del síndrome de Peter Pan no sufren el proceso, gracias en parte los cambios de la actual sociedad, donde las niñas dejaron de tener ese papel pasivo donde el hombre tomaba  la iniciativa.



El conflicto de identidad sexual incapacita a las victimas para disfrutar de una relación madre fluida y dinámica, es temeroso de entregar el corazón, es estricto por lo tanto esta dentro de monótono, en conclusión son incapaces de amar, por lo tanto buscan un escape entre las posibilidades para una victima del síndrome de Peter Pan están encontrar una mujer que les haga de madre, huir del conflicto fingiendo que  la vida homosexual no es solitaria, o tomar el control de sus ideas y su vida.


Muchas personas nacen con combinaciones de rasgos de los dos sexos, debiendo afrontar las complicaciones que surgen cuando la sociedad se burla o escandaliza de su físico -lo que suele ocurrir con las personas intersexuales- o insiste en asignar a un individuo un sexo con el que no se identifica -lo que ocurre habitualmente entre las personas transexuales.


En el caso de las personas transexuales, sus problemas suelen reducirse cuando pueden pasar por el proceso de reasignación de sexo, el cual incluye la cirugía de reasignación sexual, mal llamada "operación de cambio de sexo".


Por otro lado la identidad sexual suele intentar diferenciarse de la orientación sexual, en la que pueden darse individuos heterosexuales, homosexuales, bisexuales y asexuales. De igual manera que la orientación sexual, la identidad sexual no se puede elegir.


Equivocadamente, hay personas que definen la transexualidad con una homosexualidad extrema; es decir, según estas personas, una persona transexual ama tanto al otro sexo que acaba identificándose con él.

Sin embargo, investigaciones en sexología de la Universidad Libre de Ámsterdam apuntan a que la identidad y la orientación sexual son hechos absolutamente diferentes, por lo que pueden darse personas transexuales con diferentes orientaciones sexuales. De hecho, hay estudios que indican que más de un 30% de la población transexual es homosexual o bisexual, muy por encima al 5% ó 10% que suele darse en la población no transexual.


A veces la frontera entre la identidad sexual y la identidad de género no se muestra muy clara. En este punto, la teoría Queer rechaza la categorización del individuo en categorías universales como "homosexual", "heterosexual", "hombre" o "mujer". Según esta teoría, la identidad sexual de las personas son el resultado de una construcción social. De ser así no existirían papeles sexuales esencial o biológicamente inscritos en la naturaleza humana. Es decir, todas las identidades relativas a la sexualidad, género y/u orientación sexual son igualmente anómalas, ya que son un producto socio-histórico.


La transfobia aún no ha sido integrada en el discurso público. Tradicionalmente, se ha visto la transexualidad como un problema psiquiátrico, la llamada disforia de género. Sin embargo, recientes investigaciones en neurociencia sobre cerebros de transexuales indican que la composición de éstos muestra a menudo la composición del sexo con el que se identifica el individuo en lugar de la del sexo de nacimiento. Esto apoya la teoría de que el cerebro de un individuo puede desarrollarse en un sentido diferente al de sus genitales, por lo que la transexualidad es de origen innato y no psicológico. La investigación también apoya las expresiones "hombre atrapado en el cuerpo de una mujer" y "mujer atrapada en el cuerpo de un hombre".


En realidad, la discriminación hacia los/as transexuales está en estrecha relación con el sexismo y la homofobia. De hecho se correlacionan. Esta asociación se debe a que estas formas de discriminación se sirven de las mismas creencias o ideología: la heteronormalidad.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada